viernes, noviembre 17, 2006

El valor de las cosas pequeñas


De vez en cuando, la vida suele volverse mediocre y aburrida. Esto ocurre cuando permitimos que la rutina domine, cuando no damos importancia a lo que hacemos porque nos parece que da igual hacerlo de un modo o de otro, cuando nos dejamos llevar por "la corriente de la vida" y no tomamos control del barco.

Sólo hay que darnos cuenta que a veces, muchos pequeños pasos pueden llevarnos hasta el final del largo camino.

3 comentarios:

Kaín Iscariote V:. M:. del Jardín de Cristal dijo...

Las cosas simples
siempre termina siendo
fundamentales
cadenas de sencilleces
hacen q la cotidianidad sea
mágica...
Gracias por tu visita a mi jardín!
Vuelve cuando quieras
un saludo!

® dijo...

Hola Marco, muy interesante reflexión; me quedo con esto: no dejar que la rutina te envuelva y valorar lo pequeño, que de ello se construye todo.

Un abrazote!

Tu hermana bella dijo...

Eso es muy cierto, la magia de la vida está en esos pequeños detalles, en esas pequeñas cosas que suceden y que poco a poco van formando nuestras vidas, muestra historia!!!